Navigation – Plan du site

Tanniber : un productor de metal de posible origen ibérico

Tanniber: un producteur de métal d’origine peut-être ibérique
Tanniber: a possibly iberian metal productor
Ignacio Simón Cornago
p. 181-192

Résumés

L’objectif de cet article est de réviser l’interprétation d’une inscription d’un cachet imprimé sur lingots de plomb de l’épave Cabrera 5 : TANNIBER. Les éditeurs proposent deux possibilités. La première: un anthroponyme ibérique; et la seconde: une formule onomastique romaine. S’ils préfèrent la seconde option, les nouvelles recherches sur l’anthroponymie ibérique et sur l’économie de l’Hispania au cours du premier siècle avant notre ère et du règne d’Auguste permettent de réévaluer l’interprétation de cette inscription.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este artículo se incluye en el proyecto « Los soportes de la epigrafía paleohispánica », FFI2009-13292-C03-03. Agradecemos a los Drs. F. Beltrán, C. Jordán, B. Díaz, J. Velaza y C. Domergue sus comentarios sobre este trabajo, huelga decir que los posibles errores son exclusiva responsabilidad de quien lo firma.

Texte intégral

  • 2 Domergue, 1998, 2004.
  • 3 Sobre los diferentes tipos de inscripciones que aparecen sobre los lingotes de plomo y su significa (...)
  • 4 Colls et al., 1986.

1En los lingotes de plomo del pecio Cabrera 5 (Cabrera, Baleares), de origen hispano – y más concretamente bético2 – y datados a fines del siglo -I o inicios de la siguiente centuria, se documenta una serie de diez estampillas producidas por el molde cerámico en el que se fundió la massa (« estampilles moulées ») ; marcas que se relacionan con los productores del metal3: Q · Aeli/S‘at’ulli, P Caecili Popilli, L · Fla · C · Pom, Q · Hateri · Galli, Haue Iuli Vernio, Plumb · Cai[…], P Postumi · Rufi, M · Valeri · Ablon, […]us L · f · Rufus y Tanniber, nos interesa aquí está última, para la que sus editores ofrecen varias interpretaciones4.

  • 5 Colls et al., 1986, p. 46-49. Los lingotes sobre los que aparece este sello corresponden al tipo Do (...)
  • 6 Albertos, 1966, p. 220 ; sobre los radicales galos danos/dannos y tanno, uid. Delamarre, 2001, p. 1 (...)
  • 7 Recogen los ejemplos de Cornelius Hiber y Lucio Atilius Hiberus, el conjunto de testimonios en Abas (...)

2Son varias las posibilidades que plantean para el epígrafe de este sello5. La primera es considerar que se trata de un único término : un antropónimo con un inicio Tann- para el que señalan como paralelos Tannegiscerris, Tannegadinia, Tannegaldunis y Tannepaeseri, « anthroponymes attestés dans la partie proprement ibérique de l’Hispania », aunque recogen la idea de M. L. Albertos, autora que los relaciona con el radical galo Dann-/Danno-6. « Le second élément, -iber, représenterait l’anthroponyme simple Hiber », documentado en inscripciones latinas7.

  • 8 Domergue, 1990, p. 331, 382-383, mantiene la argumentación e interpretaciones sobre esta estampilla (...)

3Sin embargo, los editores se inclinan por segmentar el texto y ello por varias razones : la primera son los escasos individuos de origen indígena que se atestiguan en este tipo de estampillas y, por tanto, al frente de las explotaciones mineras, además, es infrecuente que dichos personajes se mencionen exclusivamente por su cognomen ; la segunda razón es lo inhabitual de que el antropónimo Hiber aparezca notado sin hache. Las posibles segmentaciones que proponen, de las que se obtienen las iniciales de unos tria nomina, son dos : T(iti)Anni(i) Ber[…] o T(iti) Ann(ii) Iber(i), para esta segunda no excluyen un desarrollo en nominativo T(itus) Ann(us) Iber(us). Finalmente se inclinan por una cuarta solución, de la que resulta un T. Annius Verus que creen posible relacionar con los Annii de Vccubi, la gens de Marco Aurelio. « Ainsi donc, si notre dernière interprétation de l’estampille de T. Annius Ber[…] était la bonne, une partie de la fortune des Anii Veri aurait été d’origine minière. Mais, répétons-le une fois encore, cette interprétation, quelque séduisante qu’elle soit, reste une hypothèse »8.

  • 9 Untermann, 1987, MLH III-1, p. 207-238.

4El objetivo de este artículo es reevaluar la interpretación de este sello, posible gracias a los avances que, tras la edición de esta marca, se han dado en el conocimiento tanto de la onomástica ibérica como de la epigrafía paleohispánica estampillada. Los trabajos de J. Untermann sobre la antroponimia ibérica9, materializadas en sus listas de formantes onomásticos, permiten reconsiderar la interpretatio en clave ibérica de Tanniber. No obstante, la segmentación no es completamente diáfana y existen varias posibilidades.

5La primera, como ya hicieron los editores, es relacionar Tanniber con cuatro antropónimos ibéricos documentados en inscripciones latinas y con los que comparte inicio : Tannegiscerris, Tannegadinia, Tannegaldunis y Tannepaeseri.

  • 10 Sobre esta inscripción, véase el reciente trabajo de E. Orduña y J. Velaza, 2012.

MLH III-1

Tannegadinia

CIL II 3796 (Liria)

*tanek-atin

Tannegiscerris

CIL II 3794 (otobesanus)

*tanek-isker

Tannegaldunis

CIL II 4040 (Borriol)

*tanek-(k)altun

Tannepaeseri

CIL II 5840 (Obarra)10

*tane(k)-baiser

  • 11 Hay que tener en cuenta que tanek- termina en oclusiva. Sólo los formantes bastok- y soket- present (...)
  • 12 Quintanilla, 1998, p. 104 ; cf. De Hoz, 2011, p. 228.
  • 13 Quintanilla, 1998, p. 89-108.
  • 14 De hecho, Quintanilla, 1998, p. 104-105, incluye tanek entre los elementos antroponímicos con vocal (...)
  • 15 MLH III-1, p. 232. Rodríguez Ramos, 2002, p. 269, pone en duda la existencia de este formante. En e (...)
  • 16 MLH III-1, p. 217.
  • 17 MLH III-1, p. 203. Untermann recoge siete ejemplos : aiun-i-baise(r) (F.11.1), tasbar-i-kibas (E.1. (...)

6Untermann aísla en esta serie un formante tanek, documentado en signario en un antropónimo grabado sobre una cerámica de Azaila : biuŕ-tanek-e (E.1.222)11. En los tres primeros ejemplos del cuadro se utiliza la oclusiva velar sonora, mientras que en el cuarto se elimina, situación que A. Quintanilla explica por su asimilación a la labial del segundo elemento (-baiser)12; esta última observación pudiera hacerse extensible a Tanni(k)-ber, aunque de ser así el resultado hubiera sido Tanniper. Sin embargo, en tal caso hay que explicar también el cambio de vocalismo y, aunque la variación e/i en ibérico está bien documentada13, no resulta completamente satisfactoria para explicar la forma que nos ocupa14. Por ello es conveniente tantear otras segmentaciones, de hecho es posible que la cesura deba realizarse antes y aislar un primer formante onomástico tan-, definido por Untermann a partir de dos ejemplos : tan-eike (C.15.1) y biuŕ-tan (B.1.322)15. Para el segmento que resta existen dos posibles interpretaciones : -i-ber o -iber. Beŕ- está documentado como formante onomástico en primera y segunda posición16, y el infijo -i- se atestigua en la sutura entre los dos formantes que por norma componen los antropónimos ibéricos. No están completamente definidas las razones de su uso, pero en buena parte de los casos aparece ante b17, situación que también se cumple en nuestro ejemplo.

  • 18 Untermann, 1987, MLH III-1 ; Rodríguez Ramos, 2002.
  • 19 Quizá pudiera ser una variante del formante ibes (MLH III-1, p. 222).
  • 20 Faria, 2008, p. 77.
  • 21 MLH III-1, p. 222.
  • 22 Correa, 2008, p. 288. Este segmento también es posible que aparezca en otra inscripción meridional, (...)
  • 23 Quintanilla, 1998, p. 203-204. Sobre su posible significado véase también De Hoz, 2011, p. 230.
  • 24 Orduña, 2009.
  • 25 La mayor parte de los antropónimos ibéricos, puesto que es usual que terminen en consonante, se ada (...)

7La última opción es individualizar un segundo formante -iber, que no aparece ni en las listas de Untermann ni en la de Rodríguez Ramos18, pero cuya existencia no es posible excluir con completa seguridad19. Faria20 ha propuesto identificar este formante en iaŕiber (E.13.1) que, sin embargo, Untermann segmenta como iaŕ-i-ber21; también recuerda el primero de estos dos autores la posibilidad de leer ibeŕ en un grafito en escritura meridional de Giribaile (Jaén), según propuesta de J. A. Correa22. En resumen, son tres las posibles segmentaciones : Tanni(k)-ber, Tann-i-ber y Tann-iber, de las que la segunda parece la más plausible. Por su parte, la geminación de la nasal es un hecho bien documentado en los NNPP ibéricos que aparecen en inscripciones romanas23; también es común, como parece suceder en nuestro sello, que el antropónimo no se adapte a la declinación latina24, aunque no puede excluirse que estemos ante un nominativo de la tercera25.

  • 26 Colls et al., 1986, nota 46.
  • 27 Colls et al., 1986, p. 46.

8Hemos visto cómo existe la posibilidad de interpretar el epígrafe de esta estampilla desde el ibérico, lo que permite aceptar que se trata de un único término. De hecho, no hay interpunciones que dividan el texto, aunque los editores opinan que éste no es un argumento definitivo, para lo que señalan el ejemplo que ofrece en este mismo pecio el sello de P Caecili Popilli26. No obstante, reconocen que « à la différence des autres estampilles de ce lot de lingots, celle-ci frappe par son caractère compact. Pas de point, pas d’espace entre les lettres : elle paraît former un tout indécomposable »27.

  • 28 Colls et al., 1986, p. 46-47, 71.
  • 29 Bernard y Domergue, 1991, p. 48, Fig. 8.4.
  • 30 Vallejo, 2004, p. 162-165.

9También indican D. Colls, C. Domergue y V. Guerrero las consecuencias históricas de una interpretación ibérica de esta estampilla, pues sería « un intéressant témoignage de la présence d’Ibères parmi les exploitants de ces mines à la fin du ie siècle avant J.-C. ou au début du ie siècle de notre ère »28. No obstante, la excepcionalidad de este hecho es uno de los argumentos que les llevó a plantear la segmentación del texto y su interpretación en clave latina. Sin embargo, en este mismo cargamento y, como los propios autores reconocían, se documenta en los sellos sobre lingotes de plomo a M · Valeri/Ablon, también atestiguado en el pecio de Sud-Perduto 2 como M · Valeri ·A‘bl’onis29. Es decir, un individuo cuyo cognomen es un antropónimo bien documentado en el repertorio onomástico hispano-celta30.

  • 31 Beltrán, 2003. Véase también el reciente trabajo de Estarán (2012), en el que se recoge el conjunto (...)
  • 32 Molina, 2002, p. 294-298.
  • 33 ELRH, SC8-18.
  • 34 Aguarod, 1992.
  • 35 ELRH, SC5-7.
  • 36 Carreté et al., 1995, p. 81-83, 201, Fig. 5.68 y 5.69.
  • 37 Aguarod, 1992, p. 133 ; Olesti, 1996-97, p. 439-440 ; Revilla, 2007, p. 1185.

10Además del ejemplo que ofrece M. Valerius Ablo, el mejor conocimiento de la epigrafía paleohispánica estampillada permite encuadrar históricamente el testimonio de Tanniber en la dinámica económica de la época. De ello no resulta una excepción, un caso aislado, sino un ejemplo más de la participación de individuos de origen local en determinadas actividades productivas que se desarrollan en Hispania a finales del periodo republicano y comienzos del Principado. Los sellos latinos e ibéricos documentados sobre mortaria del valle del Ebro (K.5.4) atestiguan la puesta en marcha de una producción de esta forma cerámica, asociada a los gustos culinarios romanos, en la que participan itálicos y también personajes de origen local31. Por su parte, la incipiente producción vinícola de la zona costera de la actual Cataluña, destinada a la exportación y envasada en ánforas que copian modelos itálicos32, también ofrece un grupo de sellos que nos interesan, pues sobre estos contenedores, conocidos como Layetana 1 o Tarraconense 1, se atestigua una serie de estampillas latinas33 pero también un sello con texto ibérico impreso sobre un ánfora de este tipo descubierta en Zaragoza34. Igualmente se documentan sellos latinos sobre imitaciones de Dressel 135, que encuentran su correlato en la estampilla ibérica impresa sobre dos ánforas recuperadas en las proximidades de Tarragona36. La existencia de estos sellos ibéricos se interpreta de forma unánime como la prueba epigráfica de la participación de personajes indígenas en el negocio de la producción y exportación del vino37.

  • 38 La producción de plomo está asociada a la de plata, un metal estratégico puesto que era la base de (...)
  • 39 Bernard y Domergue, 1991, p. 56. Es unánimemente aceptado el uso de mano de obra local en las explo (...)

11Vemos, por tanto, como las estampillas nos documentan la participación de individuos de origen ibérico en diferentes actividades productivas que se desarrollan al final del periodo republicano en Hispania. En este contexto, la presencia de un antropónimo ibérico en un sello sobre lingotes de plomo, a datar a comienzos del siglo I, resulta verosímil38. De hecho, los comentados sellos de Valerius Ablo son interpretados por H. Bernard y C. Domergue como prueba de la participación de individuos de origen local en las explotaciones de plomo y plata de Sierra Morena en época de Augusto39.

  • 40 Rico, 2010. Cf. Arboledas, 2010, p. 142.
  • 41 Es el caso de precintos y matrices, además de algunos epígrafes sobre piedra, uid. Antolinos y Díaz (...)
  • 42 Arboledas, 2009, p. 266-270 ; ELRH, P1-2. Sobre las diferentes propuestas para las siglas SC uid. S (...)
  • 43 Bernard y Domergue, 1991 ; Rico y Domergue 2010, p. 167, 181. También se deben adscribir a esta reg (...)
  • 44 Domergue, 1990, n.º 1013, 1020 y 3001. El ejemplar más conocido es el de M. Iuuenti (CIL II, 3280,4 (...)

12En esta región, a diferencia de lo que sucede en Cartagena, se comienza a documentar en este momento, durante el reinado de Augusto, la existencia de explotaciones en manos de particulares, mientras que la epigrafía de época republicana en esta zona sólo registra la actividad de grandes compañías (societates)40. Lo cierto es que, a diferencia de los distritos cartageneros, que han proporcionado una importante serie de sellos sobre lingotes y otros tipos de epígrafes relacionados con las explotaciones mineras,41 en el caso de Sierra Morena apenas hay información similar de cronología anterior al Principado. Se documentan, casi en exclusiva, estampillas sobre diferentes objetos, principalmente precintos y sellos de plomo, que recogen siglas – de conflictivo desarrollo – relativas a varias sociedades, de las que la mejor conocida es la s(ocietas) C(astulonensis)42. A cambio, la adscripción de los lingotes del pecio de Cabrera 5, tanto por su morfología – especialmente las perforaciones cuadradas que presentan en sus bases – como por los análisis de sus isótopos, al distrito minero de Linares-La Carolina, y también la de los recuperados en del pecio de Sud Perduto 243, ofrece como resultado un importante elenco de sellos sobre este tipo de objetos, casi desconocidos en la zona salvo alguna excepción44.

Cabrera 5

Sud Perduto 2

Q · Aeli/S‘at’ulli

C · Asi[---]

P Caecili Popilli

M · H[---]

L · Fla · C · Pom

C · Vacalici

Q · Hateri · Galli

Vacalici

haue Iuli Vernio

L Valeri · Seueri

Plumb · Cai[…]

emptor · eme · G · Au[---]

P Postumi · Rufi

emptor salue

M · Valeri · Ablon

M · Valeri · Ablonis

[…]us L · f · Rufus

Ant (?)

Tanniber

  • 45 Bernard y Domergue 1991, p. 47. Un paralelo lo encuentra en las Matronae Vacallinehae de Germania ((...)
  • 46 Bernard y Domergue, 1991, p. 53, 56. La presencia de gentes del interior peninsular en las explotac (...)
  • 47 En un caso parece documentarse sin praenomen (Bernard y Domergue, 1991, n.º 4). El paralelo más pró (...)

13Dentro de esta serie Tanniber, como sucedía al tener en cuenta únicamente los sellos de Cabrera 5, es un ejemplo excepcional, puesto que lo más habitual es encontrar en los epígrafes fórmulas onomásticas compuestas, donde los distintos componentes aparecen individualizados mediante interpunciones, signa o espacios en blanco (como en el ejemplo de P Caecili Popilli). Sin embargo, el caso que nos ocupa parece recoger un único término, según nuestra opinión un NP ibérico. De hecho, ya hemos señalado como el cognomen Ablo también indica un origen indígena para Marco Valerio, atestiguado en los lingotes de Cabrera 5 y Sud Perduto 2. En este caso, sin embargo, la adscripción del antropónimo es claramente indoeuropea, como también lo es la de Vacalici45. Estos dos últimos ejemplos ponen de relieve la participación de individuos indígenas en el negocio de la producción de metal en Sierra Morena46. Son, por tanto, un importante apoyo para la interpretación de Tanniber como antropónimo indígena, aunque en este caso ibérico ; sin embargo, no deja de llamar la atención, tal y como ya señalaron sus editores, que éste, a diferencia de los dos anteriores, no se integre en una fórmula más amplia : tria nomina en el caso de M · Valeri · Ablo y, por tanto, presumiblemente ciudadano romano ; y praenomen y nomen en el caso de C · Vacalici47.

  • 48 Correa, 2009, recoge la siguiente lista : Belestice (Linares ; CILA III-1, n.º 216), Bilosoton (HEp(...)
  • 49 Varios de los personajes citados en la nota anterior pertenecen sin duda a las elites locales, es e (...)

14Además de lo anterior, hay que señalar que la región oriental de Sierra Morena se engloba dentro del dominio de la lengua ibérica y, a comienzos de época imperial, aunque ya no contamos con inscripciones paleohispánicas sí se documentan antropónimos ibéricos en los epígrafes latinos de la zona48. Se trata pues de un sector en el que está ampliamente atestiguada la actividad minera y donde también se documenta la pervivencia de la onomástica indígena en la epigrafía latina de comienzos del Principado49. Todo ello, sumado a los indicios comentados previamente, hacen verosímil la interpretación de Tanniber como un antropónimo ibérico, probablemente un personaje de origen local implicado, al menos, en la producción de plomo en la región de Cástulo en los primeros compases del siglo I. No obstante, de aceptarse dicha interpretación, no resulta posible determinar la condición jurídica del individuo ni tampoco el papel concreto que desempeñó en la producción metalúrgica.

* Post scriptum : En un nuevo plomo de Tàrrega se documenta el segmento ibeŕ en lo que parece ser un NP : ibeŕtaneś (J. Ferrer e I. Garcés, El plom ibèric escrit de Tossal del Mar (Tàrrega, Urgell), Urtx, 27, 2013, p. 102-113.

Foto y dibujo de la estampilla, según Colls et al., 1986, Fig. 8.2 y 6.2

Foto y dibujo de la estampilla, según Colls et al., 1986, Fig. 8.2 y 6.2
Haut de page

Bibliographie

Abascal, J. M., 1994, Los nombres personales de las inscripciones latinas de Hispania, Murcia.

Arboledas, L., 2009, La epigrafía minera romana del distrito de Linares-La Carolina (Jaén), Anales de arqueología cordobesa, 20, p. 257-278.

Arboledas, L., 2010, Minería y metalurgia romana en el sur de la Península Ibérica. Sierra Morena Oriental, Oxford.

Aguarod, C., 1992, Un ánfora Tarraconense1/Layetana1 con sello ibérico procedente de Salduie, Boletín del Museo de Zaragoza, 11, p. 109-116.

Albertos, M. L., 1966, La onomástica personal primitiva de Hispania Tarraconense y Bética, Salamanca.

Albertos, M. L., 1982, Onomastique personnelle indigène de la Péninsule Ibérique sous la domination romaine, ANRW 29.2, Berlín-New York, p. 853-892.

Antolinos, J. A. y Díaz, B., 2012, La societas argentifodinarum Ilucronensium y la explotación de las minas romanas de Carthago Noua, Chiron, 42, p. 25-43.

Beltrán, M., 2003, Los morteros ‘bilingües’del valle del Ebro, Palaeohispanica, 3, p. 59-69.

Bernard, H. y Domergue, C., 1991, Les lingots de plomb de l’épave romaine Sud Perduto 2, (Bouches de Bonifacio, Corse), Bulletin de la Societé des Sciences Historiques et Naturelles de la Corse, 659, p. 41-95.

Blázquez, J. M., Domergue, C. y Sillières, P., 2002, La Loba (Fuenteobejuna, province de Cordoue, Espagne). La mine et le village minier antiques, Burdeos.

Brown, H. G., 2011, A study of lead ingot cargoes from ancient mediterranean shipwrecks, Tesis Doctoral (Universidad de Tejas).

Caballos, A., 1990, Los senadores hispanorromanos y la romanización de Hispania. Siglos I al III p. C., Écija.

Carreté, J. M., Simon, K. y Millet, M., 1995, A roman provincial capital and its Hinterland. The survey of the territory of Tarragona. Spain. 1985-1990, Michigan.

CILA III-1 = González, C. y Mangas, J., 1991, Corpus de inscripciones latinas de Andalucía. Jaén, Sevilla.

Colls, D., Domergue, C. y Guerrero, V., 1986, Les lingots de plomb de l’épave Cabrera 5 (île de Cabrera, Baléares), Archeonautica, 6, p. 31-80.

Correa, J. A., 2008, Crónica Epigráfica del Sudeste I, Palaeohispanica, 8, p. 281‑293.

Correa, J. A., 2009, Identidad, cultura y territorio en la Andalucía prerromana a través de la lengua y la epigrafía, en F. Wulff y M. Álvarez (eds.), Identidades, culturas y territorios en la Andalucía prerromana, Sevilla, p. 273-296.

De Hoz, J., 2011, Historia Lingüística de la Península Ibérica en la Antigüedad II. El mundo ibérico prerromano y la indoeuropeización, Madrid.

Delamarre, X., 2001, Dictionnaire de la langue gauloise. Une approche linguistique du vieux-celtique continental, París.

Des Boscs, F., 2005, Un parti hispanique à Rome ? Ascension des élites hispaniques et pouvoir politique d’Auguste à Hadrien, 27 av. J.-C.-138 apr. J.-C., Madrid.

Díaz, B. y Antolinos, J. A., e. p., The organisation of mining and metal production in Carthago Noua between the late Republic and early Empire, Athenaeum.

Domergue, C., 1990, Les Mines de la péninsule Ibérique dans l’Antiquité romaine, Roma.

Domergue, C., 1994, Production et commerce des métaux dans le monde romain : l’exemple des métaux hispaniques d’après l’epigraphie des lingots, en Epigrafia della produzione e della distribuzione : actes de la VII rencontre franco-italienne sur l’épigraphie du monde romain organisée par l’Université de Roma, Roma, p. 61‑91.

Domergue, C., 1994a, L’État romain et le commerce des métaux à la fin de la République et sous le Haut-Empire, en Économie Antique. Les échanges dans l’Antiquité : le rôle de l’État, Toulouse, p. 99-113.

Domergue, C., 1998, A view of Baetica’s external commerce in the 1st c. A.D. based on its trade in metals, en S. Keay (ed.), The archaeology of early Roman Baetica, Portsmouth, p. 201-215.

Domergue, C., 2004, Un parcours à travers les lingots de plomb romains d’Espagne (1965-2003), Pallas, 66, p. 105-117.

Domergue, C., 2004a, Le régime juridique des mines du domaine public à Rome, Mélanges de la Casa de Velázquez, 34.2, p. 221-236.

ELRH = Díaz Ariño, B., 2008, Epigrafía latina republicana de Hispania, Barcelona.

Estarán, M. J., 2012, Las estampillas ibérico-latinas K.5.4, Palaeohispanica, 12, p. 73-90.

Faria, A. M., 2007, Crónica de onomástica paleo-hispânica (12), Revista Portuguesa de Arqueologia, 10.1, p. 209-238.

Faria, A. M., 2008, Crónica de onomástica paleo-hispânica (14), Revista Portuguesa de Arqueologia, 11.1, p. 57-102.

Ferrer, J., 2005, Novetats sobre el sistema dual de diferenciació gràfica de les oclusives sordes i sonores, Palaeohispanica, 9, p. 957-982.

Herschend, F., 1995, Friends of Trimalchio’s : A Study of Spanish Lead Ingots from Three Roman Wrecks, Tor, 27, p. 269-310.

García-Bellido, M. P., 2001, Plomos monetiformes con el topónimo ibérico de Gador, Palaeohispanica, 1, p. 335-340.

García Romero, J., 1997, Las placas del Sauzón y el Manchego, instrumentos de administración en el trabajo metalúrgico romano, Florentia iliberritana, 8, p. 535‑585.

García Romero, J., 2002, El papel de la minería y la metalurgia en la Córdoba romana, Tesis doctoral (Universidad de Córdoba).

Gourdiole, R. y Vabre, Ch., 1999, Le site minier de Mange-Homme Sud (Ceilhes-34), Bulletin de la Societé Archeologique des Hauts Cantons de l’Hérault, 22, p. 19‑35.

Gorrochategui, J., 1984, Estudio sobre la onomástica indígena de Aquitania, Bilbao.

Gutiérrez, M. L. y Casas, A., 2010, Poblamiento y antiguas labores mineras de época romana en la provincia de Jaén, en M. L. Gutiérrez, Minería antigua en Sierra Morena, Jaén, p. 105-166.

IRC V = Fabre, G., Mayer, M. y Rodà, I., 2002, Inscriptions romaines de Catalogne V. Suppléments aux volumes I-IV et instrumentum inscriptum, Paris.

Liou, B. y Domergue, C., 1990, Le commerce de la Bétique au ie siècle de notre ère. L’épave Sud-Lavezzi 2 (Bonifacio, Corse du Sud), Archeonautica, 10, p. 11-123.

Mangas, J. y Orejas, A., 1999, El trabajo en las minas en la Hispania romana, en F. Rodríguez et al., El trabajo en la Hispania romana, Madrid, p. 207-337.

Mateo, A., 2001, Observaciones sobre el régimen jurídico de la minería en tierras públicas en época romana, Santiago de Compostela.

MLH = Untermann, J., Monumenta Linguarum Hispanicarum, Wiesbaden, 1975‑1997.

Molina, J., 2002, La irrupción de Hispania en los movimientos socioeconómicos del Mediterráneo Occidental durante las Guerras Civiles, Gerión, 20.1, p. 281-306.

Moncunill, N. y Velaza, J., 2011, Abiner, Abinericus, Abinnericus, Sylloge Epigraphica Barcinonensis, 9, p. 59-62.

Moret, P., 2002, Les inscriptions sur cerámique de La Loba, en J. M. Blázquez, C. Domergue y P. Sillières, La Loba (Fuenteobejuna, province de Cordoue, Espagne). La mine et le village minier antiques, Burdeos, p. 377-380.

Olesti, O., 1996-97, Els primers productors d’àmfores vinícoles al Maresme (s. I a.C.), Annals de l’Institut d’Estudis Gironins, 36, p. 425-448.

Orduña, E., 2009, Nueva interpretación de la inscripción de Betatun, Veleia, 26, p. 359-362.

Orduña, E. y Velaza, J., Noticias viejas y nuevas sobre la inscripción de Obarra (CIL II 5840), Espacio, tiempo y forma, serie II. Historia Antigua, 25, pp. 261-270.

Orejas, A., 2005, El desarrollo de la minería en la Hispania romana, en Bocamina. Patrimonio minero de la región de Murcia, Murcia, p. 61-69.

Quintanilla, A., 1998, Estudios de fonología ibérica, Vitoria.

Revilla, V., 2007, Onomástica en epigrafía anfórica de la Hispania Tarraconense : algunas consideraciones sobre significado y métodos de análisis, en Acta XIII Congressus Internationalis Epigraphiae Graecae et Latinae, Barcelona, p. 1183-1192.

Rico, Ch. y Domergue, C., 2010, Nuevos documentos sobre el comercio de los metales hispánicos en la época romana. Los lingotes de Chipiona (Cádiz), Habis, 41, p. 163‑184.

Rico, Ch., 2010, Sociétés et entrepreneurs miniers italiques en Hispanie à la fin de l’époque républicaine. Una comparaison entre les districts de Carthagène et de Sierra Morena, Pallas, 82, p. 395-415.

Rodríguez Ramos, J., 2001, Aspectos de la morfología de los formantes segundos de los compuestos de tipo onomástico en la lengua íbera, Faventia, 23.1, p. 7-19.

Rodríguez Ramos, J., 2002, Índice crítico de formantes de compuesto de tipo onomástico en lengua íbera, Cypsela, 14, p. 251-275.

Rodríguez Ramos, J., 2010, La inscripción CILA III, 1 N.º 216, la romanización onomástica y la pervivencia de elementos indígenas en la Cástulo romana, Veleia, 27, p. 123-133.

Ruiz, A. y Morales, M., 2000, Notas acerca de la conservación de unos restos arqueológicos en la Sierra de Andújar, Cudas, 1, p. 105-119.

Schmidt, K. H., 1957, Die Komposition in gallischen Personennamen, Zeitschrift für Celtische Philologie, 26.3, p. 161-301.

Serrano, J. A., 2010, Análisis del contexto minero romano en la zona oriental de Sierra Morena y la Societas Castulonensis, en L. M. Gutiérrez, Minería antigua en Sierra Morena, Jaén, p. 213-234.

Untermann, J., 1987, Repertorio antroponímico ibérico, Archivo de Prehistoria Levantina, 17, p. 289-318.

Untermann, J., 1998, Comentario sobre una lámina de plomo con inscripción ibérica de la colección D. Ricardo Marsal, Madrid, Habis, 29, p. 7-21.

Vallejo, J. M., 2004, Antroponimia indígena de la Lusitania romana, Vitoria.

Haut de page

Notes

2 Domergue, 1998, 2004.

3 Sobre los diferentes tipos de inscripciones que aparecen sobre los lingotes de plomo y su significado uid. Domergue, 1994, p. 62-63.

4 Colls et al., 1986.

5 Colls et al., 1986, p. 46-49. Los lingotes sobre los que aparece este sello corresponden al tipo Domergue 1a ; las dimensiones de la base varían entre 454/462 y 115/126 mm, la altura entre 193/109 mm, y el lomo entre 393/395 mm ; las medidas de la estampilla son de 116/118 x 20 mm y el peso oscila entre 39,31 y 41,35 kg (Colls et al., 1986, Appendice 1).

6 Albertos, 1966, p. 220 ; sobre los radicales galos danos/dannos y tanno, uid. Delamarre, 2001, p. 113, 245. Sin embargo, creemos que los antropónimos citados, procedentes de territorio ibérico y en los que el inicio Tann- se asocia con otros formantes onomásticos ibéricos bien conocidos, permiten excluir una interpretación en clave celta para este ejemplar (Schmidt, 1957, p. 275 ; Faria, 2008, p. 76). Sobre la existencia de un posible elemento onomástico aquitano homónimo, uid. Gorrochategui, 1984, p. 192-193.

7 Recogen los ejemplos de Cornelius Hiber y Lucio Atilius Hiberus, el conjunto de testimonios en Abascal, 1994, p. 386.

8 Domergue, 1990, p. 331, 382-383, mantiene la argumentación e interpretaciones sobre esta estampilla en su monografía sobre las minas de Hispania. De la posible conexión con los Annii Veri se han hecho eco otros investigadores : Herschend, 1995, p. 284 ; García Romero, 2002, p. 323-325 ; Des Boscs, 2005, p. 133 ; y Brown, 2011, p. 247, aunque ninguno ha desarrollado la propuesta ni ha aportado nuevos datos al respecto. A cambio, Caballos, 1999, p. 64-69, no la recoge en su monografía sobre los senadores hispanorromanos.

9 Untermann, 1987, MLH III-1, p. 207-238.

10 Sobre esta inscripción, véase el reciente trabajo de E. Orduña y J. Velaza, 2012.

11 Hay que tener en cuenta que tanek- termina en oclusiva. Sólo los formantes bastok- y soket- presentan también esta característica. Los tres están definidos principalmente por testimonios escritos en alfabeto latino, puesto que el signario ibérico carecía de una solución satisfactoria para la representación de las oclusivas en posición final.

12 Quintanilla, 1998, p. 104 ; cf. De Hoz, 2011, p. 228.

13 Quintanilla, 1998, p. 89-108.

14 De hecho, Quintanilla, 1998, p. 104-105, incluye tanek entre los elementos antroponímicos con vocal e invariable.

15 MLH III-1, p. 232. Rodríguez Ramos, 2002, p. 269, pone en duda la existencia de este formante. En el caso de B.1.322 por la posibilidad de que la inscripción esté incompleta en su inicio : [---]biuŕtan ; para C.15.1, frente a la lectio de MLH : taneike +ẹś[---], propone leer taneikeleś, en la que identifica los formantes tanek y leis. Sin embargo, el formante tan pudiera también atestiguarse en un plomo de la colección Marsal : nalbetan (Untermann, 1998, p. 12), y se documenta con seguridad en el plomo de Palamós (C.4.1) tras la correcta identificación de las variantes duales del silabograma ta : tan-ko (Ferrer, 2005, p. 962 ; Faria, 2007, p. 216).

16 MLH III-1, p. 217.

17 MLH III-1, p. 203. Untermann recoge siete ejemplos : aiun-i-baise(r) (F.11.1), tasbar-i-kibas (E.1.337), Aen-i-beles (CIL II 3621), bas-i-balkar (F.14.1), iar-i-ber (E.13.1), San-i-belser (CIL I2 709) y Tur-i-bas (CIL I2 709) ; Untermann destaca, como hemos comentado, que en seis el infijo aparece ante b y también cómo en tres lo hace tras ; igualmente señala la posibilidad de que se utilice para equilibrar la estructura del NP, que generalmente presentan dos elementos bisilábicos. Quintanilla, 1998, p. 162-16, recoge algún ejemplo más y también menciona la hipótesis de Untermann en relación a cómo en el caso de Aenibeli y Sanibelser « dado que ambos NNP muestran como primer componente un elemento monosilábico, quizá la presencia de -i- sirva para conservar la estructura bisilábica de los elementos antroponímicos » ; a este respecto véase también Rodríguez Ramos, 2001, p. 9, 16-17.

18 Untermann, 1987, MLH III-1 ; Rodríguez Ramos, 2002.

19 Quizá pudiera ser una variante del formante ibes (MLH III-1, p. 222).

20 Faria, 2008, p. 77.

21 MLH III-1, p. 222.

22 Correa, 2008, p. 288. Este segmento también es posible que aparezca en otra inscripción meridional, concretamente el plomo de La Bastida (G.7.2, B) : kaniberon, que Untermann considera un posible NP para el que plantea varias segmentaciones : kan-i-beron (MLH III-1, p. 203, nota 26) y kani-beron (MLH III-1, p. 225). Correa, 2008, p. 288, en relación al mencionado grafito de Giribaile señala « es tentador pensar […] en la palabra ibérica que daría origen al gr. Ἴβηρ (lat. Iber) » ; similar comentario reproduce Untermann en la ficha de un grafito de Elne : ibeŕ+ [---] (B.9.4), que compara hipotéticamente con el hidrónimo y etnónimo Iberus, así como con el topónimo Iliberris.

23 Quintanilla, 1998, p. 203-204. Sobre su posible significado véase también De Hoz, 2011, p. 230.

24 Orduña, 2009.

25 La mayor parte de los antropónimos ibéricos, puesto que es usual que terminen en consonante, se adaptan a la tercera declinación latina (Albertos, 1982, p. 877).

26 Colls et al., 1986, nota 46.

27 Colls et al., 1986, p. 46.

28 Colls et al., 1986, p. 46-47, 71.

29 Bernard y Domergue, 1991, p. 48, Fig. 8.4.

30 Vallejo, 2004, p. 162-165.

31 Beltrán, 2003. Véase también el reciente trabajo de Estarán (2012), en el que se recoge el conjunto de la bibliografía sobre estos sellos.

32 Molina, 2002, p. 294-298.

33 ELRH, SC8-18.

34 Aguarod, 1992.

35 ELRH, SC5-7.

36 Carreté et al., 1995, p. 81-83, 201, Fig. 5.68 y 5.69.

37 Aguarod, 1992, p. 133 ; Olesti, 1996-97, p. 439-440 ; Revilla, 2007, p. 1185.

38 La producción de plomo está asociada a la de plata, un metal estratégico puesto que era la base de la amonedación romana (Domergue, 1994a). Este hecho puede generar cierto reparo para aceptar la existencia de individuos indígenas y, a juzgar por la onomástica, peregrini, al frente de las explotaciones mineras. De hecho, en la abundante epigrafía republicana e imperial procedente de las minas de Cartagena no hay presencia de individuos de origen ibérico : en los sellos republicanos cartageneros los personajes que se documentan o bien pertenecen a familias de origen itálico, con un importante peso en la ciudad, o bien son libertos a cargo de los negocios de estas gentes (Díaz y Antolinos, e. p.). Sin embargo y, aunque el plomo era un subproducto extraído de los restos de litargirio resultantes del procesado de la galena argentífera, la relación con la producción de plata no siempre es directa (Díaz y Antolinos, e. p.).

39 Bernard y Domergue, 1991, p. 56. Es unánimemente aceptado el uso de mano de obra local en las explotaciones mineras, pero apenas hay testimonios epigráficos al respecto antes del Principado : los esgrafiados sobre cerámica de La Loba son muy escuetos, la mayor parte monolíteros, aunque coinciden con formas de los signos del semisilabario ibérico (Moret, 2002) ; a cambio, la identificación como inscripciones paleohispánicas de los grabados sobre las llamadas « piedras letreras » (Ruiz y Morales, 2000 ; Gutiérrez y Casas, 2010, p. 105-111) es muy cuestionable. Tampoco son suficientemente explícitas las marcas con forma de bi ibérica grabadas sobre los lingotes de plomo recuperados en Brescou (Agde ; Domergue 1990, p. 168). Un catálogo con la « epigrafía minera » de la región de Sierra Morena puede verse en Arboledas, 2009. Sí contamos con un grafito ibérico en la mina de Mange-Homme Sud, en el Languedoc, inscrito sobre una cerámica campaniense (Gourdiole y Vabre, 1999, p. 26, Fig. 20) ; también se han relacionado con las explotaciones mineras las téseras monetiformes con rótulo ibérico (kaitur) descubiertas en Susaña (Mazarrón ; García-Bellido, 2001). Un ejemplo singular son las pizarras inscritas de el Sauzón y el Manchego (Córdoba ; García Romero, 1997 ; HEp 7, n. 300), dos yacimientos vinculados a la explotación minera, en las que aparecen varios antropónimos : latinos, griegos, un posible nuevo testimonio de Ablonius, aunque la lectura es dudosa, y dos ejemplos de Vnibel, plausiblemente un nombre personal ibérico tal y como indica su editor (García Romero, 1997, p. 544).

40 Rico, 2010. Cf. Arboledas, 2010, p. 142.

41 Es el caso de precintos y matrices, además de algunos epígrafes sobre piedra, uid. Antolinos y Díaz 2012, Díaz y Antolinos, e. p.

42 Arboledas, 2009, p. 266-270 ; ELRH, P1-2. Sobre las diferentes propuestas para las siglas SC uid. Serrano, 2010, p. 208-209.

43 Bernard y Domergue, 1991 ; Rico y Domergue 2010, p. 167, 181. También se deben adscribir a esta región los recuperados en el pecio de Sud-Lavezzi 2 (Liou y Domergue, 1990 ; Rico y Domergue, 2010, p. 181), aunque en este cargamento sólo se documenta un sello : Minuciorum. Es igualmente posible que también provengan de esta zona los lingotes de plomo hallados en la playa de Regla (Chipiona, Cádiz ; Rico y Domergue, 2010), entre los que se atestiguan los siguientes sellos : Q · Biguei · F, Rutiliorum y LX · III · LXXX.

44 Domergue, 1990, n.º 1013, 1020 y 3001. El ejemplar más conocido es el de M. Iuuenti (CIL II, 3280,444), cuya lectura plantea algunos problemas.

45 Bernard y Domergue 1991, p. 47. Un paralelo lo encuentra en las Matronae Vacallinehae de Germania (AE 1968, 328-389). La raíz *wak- está presente en el corpus de antroponimia indoeuropea de Hispania (Vallejo, 2004, p. 445-446).

46 Bernard y Domergue, 1991, p. 53, 56. La presencia de gentes del interior peninsular en las explotaciones mineras ha sido planteado por varios autores, especialmente a partir del material numismático hallado en diversos yacimientos de Sierra Morena (Burillo, 1998, p. 309-312). Sobre la posibilidad de que aristócratas locales controlasen algunas de las minas uid. Mangas y Orejas (1999, p. 250-251, 259 ; Orejas, 2005, p. 64 ; Arboledas, 2010, p. 146, 153, 159). Para el régimen jurídico de las minas uid. Mateo, 2001 (cf. Domergue, 2004) ; sobre la zona de Sierra Morena oriental una síntesis con el conjunto de propuestas puede verse en Arboledas, 2010, p. 133-142.

47 En un caso parece documentarse sin praenomen (Bernard y Domergue, 1991, n.º 4). El paralelo más próximo para nuestro sello serían los nombres griegos (Anteros y Eros) recogidos con el n.º 1002 en el catálogo de Domergue, 1990. El que sólo aparezca el nombre personal puede deberse al hecho de que la fórmula onomástica ibérica se reduce al idiónimo, al que sólo en algunos casos se añade el patronímico. A cambio, en la epigrafía latina imperial los pocos nombres ibéricos atestiguados suelen funcionar como cognomina en fórmulas típicamente romanas con tria nomina ; se ha planteado que pudiera ser un liberto el Fuluius Abiner documentado en un grafito de Guissona (IRC V, n.º 11, Moncunill y Velaza, 2011).

48 Correa, 2009, recoge la siguiente lista : Belestice (Linares ; CILA III-1, n.º 216), Bilosoton (HEp 8, n. 297 ; Espeluy), Bodonilur y Sergieton (Arjonilla ; CIL II2/7, 91), Galduriaunin (Jódar ; CIL II2/7, 26), Socedeiaunin Istamiuris (filia) (Linares ; CILA III-1, n.º 154), Sillibori (Mancha Real ; CIL II2/7, 5) ; y Sosimilos (Linares ; CIL II 3295) ; también destaca este autor la significativa concentración de los testimonios en torno a Cástulo. Rodríguez Ramos, 2010, ha llamado la atención sobre una inscripción latina, únicamente conocida por tradición manuscrita y procedente del Castillo de Tobaruela (Linares), en la que se documentan varios NNPP ibéricos además del ya citado Belestice. También recientemente se ha dado a conocer un epígrafe latino de Fuerte del Rey en el que se recoge un antropónimo y un teónimo ibéricos (Orduña, 2009).

49 Varios de los personajes citados en la nota anterior pertenecen sin duda a las elites locales, es el caso de M. Horatius Bodonilur, duumuiro, e igual condición hay que presuponer para su esposa Lucretia Sergieton (Arjonilla ; CIL II2/7, 91) ; y probablemente también es el caso de Cornelia Sillibor (Mancha Real ; CIL II2/7, 5), mujer de Vetulo, plausiblemente el mismo personaje que se atestigua en otro epígrafe de Mancha Real, Cornelius Vetulus, también duumuiro y pontifex Caesaris (CIL II2/7, 4).

Haut de page

Table des illustrations

Titre Foto y dibujo de la estampilla, según Colls et al., 1986, Fig. 8.2 y 6.2
URL http://pallas.revues.org/docannexe/image/2341/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 319k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Ignacio Simón Cornago, « Tanniber : un productor de metal de posible origen ibérico », Pallas, 97 | 2015, 181-192.

Référence électronique

Ignacio Simón Cornago, « Tanniber : un productor de metal de posible origen ibérico », Pallas [En ligne], 97 | 2015, mis en ligne le 21 mai 2015, consulté le 26 juin 2017. URL : http://pallas.revues.org/2341 ; DOI : 10.4000/pallas.2341

Haut de page

Auteur

Ignacio Simón Cornago

Docteur en Histoire Ancienne
Área de Historia Antigua, Departamento de Ciencias de la Antigüedad
Université de Saragosse, Espagne
isimon@unizar.es

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Pallas – Revue d'études antiques est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Revues.org